Recomendaciones

Lo sorprendente de la corona te hace pensar


En el momento de la lactancia materna, la mayoría de las mujeres embarazadas están felices de ver que su cabello es más grueso, más fuerte que nunca. Pero desafortunadamente, la felicidad de una corona hermosa debe perderse después del nacimiento y después del parto.

Uno de los efectos divertidos de cambiar las hormonas durante el embarazo es que casi todos los bebés pequeños se fortalecen y tienen un cabello brillante y brillante. Los cambios en el equilibrio hormonal en los meses de sangre del bebé también tienen un efecto en la vida útil de los pelos. Los pelos existentes no solo duran más, sino que comienzan a crecer mucho más de lo normal. Por esta razón, incluso antes, había que decir adiós de 50 a 100 cabellos al día, pero este número era excepcionalmente marginal. La estructura del cabello también se puede alterar, por lo que el cabello delgado y delgado puede ser fuerte, seco, dividido, peludo o viceversa.

Tenga cuidado con los productos químicos.

El teñido o teñido del cabello no está prohibido en absoluto, al menos las pruebas hasta ahora no han mostrado ningún daño al feto. Sin embargo, es cierto que debido a la estructura alterada del cabello, no siempre es posible lograr el color y la forma deseados. La precaución nunca ha sido mejor, por lo que vale la pena usar los primeros tres meses de embarazo para usar coloración y coloración natural del cabello, o deshidratación debido a los humos que se inhalan.

Es agradable aquí, es inquietante.

Me entristece que no solo la corona de la cabeza, la corona del cabello, sino también los otros pelos del cuerpo estén fortalecidos e incluso puedan aparecer en lugares donde nunca antes han estado. La experiencia hasta ahora no indica que sea imposible eliminar un folículo piloso alterado mediante algún procedimiento cosmético. Бm la vбrandуssбg mбsodik, visszeressй tercer trimeszterйben vбlnak la lбbak, que azйrt tanбcsos - kьlцnцsen meleggyantбzбs elхtt - bхrgyуgyбsz o szьlйszorvos vйlemйnyйt kйrni.A terhessйg utolsу semanas de leendх anyukбnak йrdemes ellбtogatni la fodrбszбhoz, ya que el bebé megszьletйse utбn ъgysem kцnnyы otthonrуl escapar. Un buen masaje en la cabeza y un peinado femenino y práctico no es menos una delicia antes de la nueva etapa de la vida. Sin embargo, ciertamente no es recomendable cortar rizos largos antes del nacimiento, ya que un peinado corto teñido a menudo debe ser manejado por un peluquero y puede requerir más atención a diario que un postizo rizado.

La corona de tu cabello es hermosa durante el embarazo.


¡Mi cabello está loco!

Sin embargo, la pérdida de cabello fino durante el embarazo no es muy viable, ya que una gran parte de la hormona del embarazo es producida por la placenta, por lo que cuando la infertilidad cesa después del nacimiento, la hormona protegida por la hormona comienza a producirse. En todos los sentidos, la premisa que conecta la pérdida de cabello con la lactancia materna es deliciosa, porque las madres que nunca han amamantado también perderán su cabello. Por supuesto, esto no es algo calvo, solo el cabello que debería haber nacido en el momento de la muerte del bebé. No importa cuán triste sea el bulto de cabello que queda en el cuerpo o atrapado en el drenaje, desafortunadamente esta pérdida hormonal de cabello es inevitable. Realmente no hay necesidad de ningún "remedio mágico", pero, por supuesto, una nutrición equilibrada y una ingesta óptima de vitaminas pueden aliviar los síntomas. El cuidado cuidadoso del cabello, una semana de pulido del cabello, un bálsamo completo después de cada lavado y un masaje minucioso en el cuero cabelludo, puede ayudar a que el cuero cabelludo y el cabello se regeneren, y también evitar que el cabello se seque demasiado tiempo.
Por lo general, 2-3 semanas después del nacimiento del bebé, la corona comienza a disminuir, y después de unos 6-9 meses se detiene el proceso. Sin embargo, si no se produce pérdida de cabello después de este tiempo, vale la pena consultar a un médico, ya que hay innumerables otras causas de pérdida de cabello, como nerviosismo, deficiencia de vitaminas e inflamación.